Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes que tomamos en nuestra vida ya que suele ser el bien de mayor valor que compramos. Por eso es importante que estés bien asesorado y en eso una inmobiliaria te puede ayudar ya que para nosotros se trata de un proceso habitual.

Para aclararte varios conceptos vamos a explicarte todos los pasos que hay que tienes que dar, para qué sirve cada uno de ellos y qué cosas tienes que tener en cuenta.

1. ENCONTRAR UNA VIVIENDA

Encontrar una vivienda que encaja con nuestras necesidades y nuestro presupuesto puede convertirse en una tarea complicada ya que no sólo se limita a ver pisos, algo que puedes hacer entrando en nuestro buscador de viviendas, sino que tienes que tener en cuenta varios factores.

  • Financiación: Para la mayoría de los compradores es el banco quien determina cuánto dinero se pueden gastar en comprar una vivienda ya que necesitan una hipoteca. Por eso, es importante que en este punto acudas a tu entidad financiera para que te haga un estudio previo y te indique cuánto dinero va a poder dejarte.
  • Ten en cuenta los gastos de compra: Hay muchos compradores que no lo hacen y estos gastos suelen rondar el 10% del precio de venta. Si vas a hacer la compra con una agencia inmobiliaria lo normal es que ellos te asesoren. Si no lo hacen o vas a comprar directamente a un particular, puedes consultarlo entrando en nuestra calculadora de gastos de compra e hipoteca.
  • Mejoras de la vivienda: Cuando veas una casa no sólo te tienes que fijar en el estado actual del inmueble, también debes tener en cuenta las posibles mejoras y, en eso, un profesional inmobiliario también te puede ayudar a descubrir distintas posibilidades que puede que tu no veas a simple vista.

2. OFERTA DE COMPRA

Este paso no siempre es necesario. De hecho hay muchas viviendas que directamente se compran por el precio en el que se anuncian ya que es el precio justo.

Además, debes tener en cuenta que no sólo se negocia el precio. En una oferta lo que se hace es plantear unas condiciones de compra diferentes a las planteadas por el vendedor. Es decir, que también se puede negociar qué mobiliario se queda en la vivienda, fecha de entrega de llaves…

Para que la oferta sea en firme, lo habitual es entregar una cantidad de dinero que suele ser entre 300 y 500 euros. Si los vendedores aceptan las condiciones propuestas por los compradores, la cantidad entregada se descontará del precio de venta. En el caso de que sea rechazada tendrá que ser devuelta.

3. CONTRATO DE RESERVA

Es el documento que se firma para reservar la vivienda. En él debe aparecer la descripción de la vivienda, el precio de compra y todos aquellos pactos que se hayan alcanzado durante la negociación previa.

Lo habitual es entregar una cantidad de dinero que suele rondar los 3.000 euros. Si después de firmar este contrato te echas para atrás, perderás el dinero que has entregado. Si es el vendedor quien se retira tendrá que devolverte la cantidad entregada e indemnizarte con la misma cantidad que hayas dado.

Si la vivienda la estás comprando a través de una agencia inmobiliaria lo habitual es que directamente sea ella quien firme este documento, previa autorización de los propietarios.

4. CONTRATO PRIVADO DE COMPRAVENTA

En este documento se concretan todos los pactos alcanzados para realizar la venta y debe estar firmado tanto por los compradores como por los vendedores. No se trata de un paso obligatorio por ley pero sí es muy recomendable y se suele realizar en prácticamente todas las ventas.

Lo habitual es entregar una cantidad de dinero que suele rondar el 10% del precio de venta, descontando, eso sí, las cantidades que se han entregado previamente. Si después de firmar este contrato te echas para atrás, perderás el dinero que has entregado. Si es el vendedor quien se retira tendrá que devolverte la cantidad entregada e indemnizarte con la misma cantidad que hayas dado.

5. FIRMA DE ESCRITURAS EN NOTARÍA

Se trata del paso final. Es mediante la firma en el notario cuando te convertirás en el propietario de la vivienda. Aquí tendrás que entregar todo el dinero que te falte para completar el precio de venta. Lo más habitual es que en este momento se entreguen también las llaves, aunque existen algunos casos en los que esta entrega se puede retrasar o adelantar para facilitar la mudanza de las dos partes.