Encontramos 0 Resultados. Ver resultados
Sus resultados de búsqueda

Cómo pedir una hipoteca si no tienes ahorros

Publicado por Victor Fernandez en 26 julio 2018
|

Como seguro que ya sabes, actualmente las condiciones de financiación han cambiado. Ahora quedan lejos las épocas en las que los bancos no sólo te ofrecían el 100% del valor del piso si no que te dejaban endeudarte un poco más para pagar los gastos de la compra o los muebles de la vivienda.

Actualmente lo habitual es que el banco te ofrezca hasta el 80% del valor de compra o de tasación, la menor de las dos cifras. Sin embargo, existen varias opciones para conseguir ese 20% restante. Eso sí, tienes que tener en cuenta que lo que el banco no te va a financiar son los gastos de compra de la vivienda, un dinero que debes tener ahorrado y que supone algo menos del 10% en el caso de la segunda mano.

CONSEGUIR UN AVAL

El banco puede optar a financiarte el 100% del precio de compra de la vivienda si aportas un segundo aval que puede ser otra propiedad que esté a tu nombre (una segunda vivienda o un local heredado, por ejemplo) o de otra persona (padres, hermanos, un amigo…). Este aval puede durar durante toda la vida del préstamo o puedes pactar con el banco que cuando hayas pagado una parte de él se quite de forma automática.

CRÉDITO PERSONAL

Otra opción es que pidas un crédito personal a parte de la hipoteca. De esta forma conseguirías el 100% del dinero que necesitas para comprar la casa. Eso sí, debes tener en cuenta que entre la suma de las dos cuotas no deben superar el 35% de los ingresos familiares ya que si fuera así no te concederán la hipoteca.

En el caso de que tengas un amigo o un familiar que te pueda prestar ese dinero te ahorrarás los intereses.

COMPRA APLAZADA

Se trata de una fórmula perfecta para personas que no tienen el suficiente dinero ahorrado pero sí unos ingresos estables. Gracias a esta fórmula pagarás sólo el 10% del precio final cuando entres a vivir en el piso y después una mensualidad durante un tiempo pactado que suele ser de dos años. Cuando se acabe este tiempo todo el dinero que hayas aportado se descontará del precio final de compra. Así estarás un tiempo “ahorrando” mientras estás viviendo en la casa.

Comparar Listados