Encontramos 0 Resultados. Ver resultados
Sus resultados de búsqueda

CÓMO GESTIONAR LA SALIDA DEL PISO DE ALQUILER DONDE ESTÁS VIVIENDO

Publicado por Victor Fernandez en 20 julio 2018
|

Si resulta que ya no te interesa seguir viviendo en la vivienda que tienes alquilada puedes dejarla pero existen ciertas condiciones para que no te penalicen. La ley marca unos mínimos, que son los que vamos a explicar aquí, pero tienes que tener en cuenta que un contrato es un pacto privado entre dos partes, por lo que puede que tú tengas fijado otra serie de condiciones que tienes que tener en cuenta.

Aunque la duración de los contratos, siempre según la ley actual, es de un año prorrogable hasta tres existe un periodo de obligado cumplimiento de seis meses. Esto significa que ese es el tiempo mínimo que debes estar viviendo allí y si la dejas antes de llegar a estos seis primeros meses el propietario no te devolverá la fianza.

Cuando ya hayas superado ese tiempo podrás abandonar la vivienda siempre que quieras aunque deberás comunicárselo al propietario con un plazo mínimo de 30 días. Lo mejor es que la notificación se entregue a través de un burofax pero también valdría si redactas un documento y lo firmáis las dos partes. Lo importante es que quede constancia de que el propietario ha sido avisado de tu salida.

Tienes que tener en cuenta que no es necesario que completes el mes, es decir, que si avisas de que te vas a ir de la vivienda un día 20 los treinta días se cumplirán el 20 del mes siguiente. En este caso, el último mes no tendrías que pagar la mensualidad completa si no la parte proporcional. Tampoco se podría dejar de pagar el último mes y compensarlo con la fianza ya que este importe está reservado por si hay desperfectos en la vivienda.

Por último es importante recordar que en muchos contratos se incluye una cláusula por la que el propietario puede utilizar ese tiempo para buscar a un nuevo inquilino. En ese caso, estás obligado a facilitar que el propietario o la inmobiliaria, en el caso de que haya contratado sus servicios, puedan realizar visitas a la vivienda aunque tu sigas allí. Eso sí, para facilitar el trabajo de ambas partes recomendamos que esas visitas se agrupen en unas horas concretas.

Comparar Listados