Ático con terraza en Casco Viejo de Pamplona

El cielo se muestra azul encima de ti. Es cierto que en Pamplona no suele ser algo muy habitual pero eso hace que cada día que surge así se disfrute de forma especial. Estás tumbado en una de las hamacas de tu terraza, un espacio al aire libre pero sin vecinos molestos a tu alrededor. En frente sólo tienes el reloj de la Iglesia de San Agustín que está marcando las 12 de la mañana.

Entras dentro para terminar de recoger toda la casa, es la primera vez que tus amigos van a ver tu nueva vivienda y quieres tenerlo todo en perfecto estado. Terminas de hacer la cama de la habitación principal mientras recuerdas el placer de dormir contemplando el techo con vigas de madera, de esas que dan un encanto especial a tu casa.

Suena el timbre de la puerta y tus invitados empiezan a llegar. Poco a poco os vais juntando en tu salón. Unos están sentados en el sofá y otros en la parte posterior, en una zona a doble altura donde tienes pensado ubicar tu rincón de lectura. Cuando ya han llegado todos pasas con ellos al comedor, un espacio con una chimenea para los días de invierno. Además se trata de una habitación independiente de la concina por lo que mientras tus amigos van tomando asiento tú puedes terminar de colocar todo lo que tienes preparado para celebrar la primera de las muchas comidas qué vais a realizar allí.

Y es que estar en el centro de Pamplona, en una calle paralela a la Estafeta, hace que tu nuevo ático se haya convertido en tu lugar favorito. Una casa hecha para disfrutar en la que podrás empezar a vivir en cualquier momento.

¿Cuándo quieres que quedemos para que lo compruebes por ti mismo? Llámanos ya y no dejes pasar esta gran oportunidad.

euros

Dormitorios

Baños

M² útiles

14 + 4 =