Encontramos 0 Resultados. Ver resultados
Sus resultados de búsqueda

Alquiler de vivienda, local y garaje: te explicamos sus similitudes y diferencias

Publicado por Victor Fernandez en 8 mayo 2018
|

Cuando hablamos de Alquiler no nos ceñimos solo a lo que es alquiler de una vivienda, también podemos alquilar un local o un garaje. Los tres conceptos cuentan con unas obligaciones y deberes diferentes, así que vamos a ver cada uno de ellos.

Alquiler de vivienda

Cuando alquilamos una vivienda para residencia habitual queda regulada por la Ley de Arrendamientos Urbanos. La vigencia legal del contrato da una estabilidad al propietario ya que suelen ser alquileres de larga duración. Esto se explica porque con el mismo contrato un inquilino puede permanecer hasta tres años en la vivienda aunque se puede ir pasados los seis primeros meses siempre que lo avise con 30 días de antelación.

  • Si la vivienda se alquila con muebles recomendamos realizar un inventario del contenido para, en el caso de que haya desperfectos, poder reclamar una vez se finalice el contrato.
  • El propietario debe mantener la vivienda en perfecto estado para vivir, por lo que correrán de su cuenta los daños que se produzcan y que no tengan que ver con un mal uso del inquilino.
  • El contrato escrito debe reflejar quién paga los suministros y la comunidad de vecinos.
  • Cuando la vivienda se dedica a una actividad profesional debe ir con IVA.

Alquiler de Local Comercial

Como en todos los alquileres, desde Inmobiliaria Hábitat recomendamos redactar un contrato por escrito, aunque el verbal sea válido. Respecto a un local comercial lo primero que tiene que reflejar el contrato es la identidad del arrendador y arrendatario, la ubicación del local y su descripción, la duración, renta a pagar, importe de la fianza y todas aquellas cláusulas que estipulen las partes.
La duración del contrato es la que decidan las partes aunque siendo una actividad comercial se recomienda hacerlo por un mínimo de dos años. Si no se pacta nada se entiende que es por mínimo de un año.
La fianza también la decide el arrendador aunque la legislación contempla el depósito del equivalente a dos meses de alquiler.
En el caso de que el arrendatario quiera a su vez alquilar el local o cederlo puede hacerlo su única obligación es comunicar al arrendador que se ha generado una cesión de contrato o subarriendo, teniendo derecho el arrendador a un incremento en el precio del alquiler del 10% si se produce un subarriendo parcial del local, o a un 20% si se produce un subarriendo total del local o cesión del contrato de arrendamiento.

Alquiler de Plaza de Garaje:

Donde mejor está un vehículo es a cubierto, por eso, es interesante que cuando alquilas una vivienda venga con garaje. Si no es así puedes alquilar una plaza a otra persona, pero esta forma conlleva otras condiciones.

Tanto si es anexa a una vivienda como si no, siempre debes tener un contrato firmado. En el documento debe figurar por escrito la identidad del propietario y del arrendatario, cuál es la plaza, la duración del contrato, el importe del alquiler y la fianza. Recomendamos que en el escrito aparezca la posibilidad de rescindir el contrato con un aviso de un mes de antelación.

Cuando se alquila solo una plaza de garaje la fianza no es obligatoria. En este caso, el pago de alquiler conlleva abonar el 21% de IVA. Sin embargo, si el garaje va anexo a una vivienda y se alquilan los dos inmuebles juntos, no hay que pagar IVA.

Como si de cualquier contrato de alquiler se tratase, se puede desahuciar judicialmente al inquilino cuando expire el tiempo de contrato, no abone la cantidad pactada o destine a otros usos la plaza.

Comparar Listados